INTELIGENCIA ARTIFICIAL: LA METAFÍSICA EN DISPUTA

Con el lanzamiento del Chat GTP se anunció un cambio de paradigma: ahora estás a solo un clic de hablar directamente con la inteligencia artificial, sin poder distinguir si es una máquina o una persona “real”. Responder con coherencia y rapidez, crear imágenes, escribir canciones con rima, poemas y textos académicos son algunas de sus principales funciones. Terror, curiosidad y emoción son los sentimientos encontrados que esto despierta. ¿Estamos ante uno de los fenómenos que marcarán la historia de la humanidad? ¿Habrá un antes y un después del ingreso de la inteligencia artificial a nuestras casas? ¿Cómo podemos pensar este acontecimiento? ¿Se abre un asalto antihumanista o el más trascendental de los descubrimientos?

 

Por Mercedes Larosa Donay l Fotos:Melisa Molina

 

Los efectos del anuncio realizado en marzo 2023 por la empresa OpenAI sobre el lanzamiento de Chat GPT4 –plataforma, respaldada por Microsoft– está lejos de poder ser imaginados por los simples mortales. No es necesario ser un experto para que cuando probás esta nueva tecnología, tan poderosa y creativa, se despierte una crisis de paradigma, de futuro y de inmediatez, que da escalofríos. La capacidad comparativa, el razonamiento de la “máquina” y la facultad de procesar más información que la del cerebro humano, despiertan cientos de ideas que la ciencia ficción supo enseñarnos mediante el cine, las novelas y los cómics. Inmediatamente aparecen las preguntas desde el rol que adoptaran los Estados-Nación en esta nueva disputa hasta cómo esto va a reconfigurar el mundo del trabajo, el sistema educativo, la investigación científica y las repercusiones emocionales y sociales que generen en cada uno de nosotros. El desafío que se presenta es la discusión ética sobre está nueva metafísica que está emergiendo.

 

Para fomentar el mundo de lo “fantástico”, Craig Mundie, ex director de investigación y estrategia de Microsoft, confirma que el futuro llegó hace rato y especula que “las capacidades intermedias son suficientes para alterar el camino y los modos de exploración científica en un futuro relativamente cercano.” Dado el ritmo del progreso en la búsqueda de la inteligencia, argumenta que “hay razones para creer que veremos la llegada de inteligencias de máquinas polimáticas dentro de cinco año.” Como una de las primeras experiencias, en agosto del 2022 la empresa china NetDragon Websoft, especializada en juegos multijugador y aplicaciones para móviles, nombró como Directora Ejecutiva a una inteligencia artificial, Fujian NetDragon Websoft. El resultado obtenido fue que en seis meses logró incrementar un 10 por ciento el valor de la compañía en la bolsa.

 

En la página web oficial de OpenAI, declaran que su “misión” es asegurar que la inteligencia artificial general beneficie a toda la humanidad”. Acompañan el slogan con una imagen de jóvenes sonrientes, en un lujoso living, con MacBooks en la mano y rodeados de plantas naturales. Mientras tanto, Sam Altman, CEO de la compañía, dio una entrevista a Rebeca Jarvis para ABC News quien le preguntó cuál es el peor escenario que imagina que podría provocar el uso de la inteligencia artificial. Altman respondió que “está particularmente preocupado porque estos modelos podrían ser utilizados para generar desinformación a gran escala y ciber ataques ofensivos porque la sociedad todavía no está preparada.”

 

Su declaración sigue los argumentos de la solicitud, emitida por la organización sin fines de lucro Future of Life Institute y firmada por más de mil personas, incluidos el empresario Elon Musk; el cofundador de Apple, Steve Wozniak y el co-fundador de Skype, Jaan Tallinn. “Pausen de inmediato, durante al menos 6 meses, el entrenamiento de los sistemas de inteligencia artificial más potentes que GPT-4”, afirma y agrega que “esta pausa debe ser pública y verificable, e incluir a todos los actores clave. Si tal pausa no se puede implementar rápidamente, los gobiernos deberían intervenir e instituir una suspensión”. ¿Por qué están haciendo público este reclamo los más importantes CEOs del mundo? Permítanme abrir un halo de desconfianza a que este tiempo que pretenden puede llegar a ser para cerrar algunos acuerdos que logren articular las disputas y los intereses en juego.

Teniendo como premisa que debemos dominar la IA antes que esta nos domine a nosotros, el escritor, Yuval Noah Harari, sentenció por Twitter: “el peligro es que si invertimos demasiado en el desarrollo de la inteligencia artificial y muy poco en el desarrollo de la conciencia humana, la muy sofisticada inteligencia artificial de las computadoras solo podría servir para potenciar la estupidez natural de los humanos.” Por su parte, el escritor y filósofo francés, Eric Sadin, en su libro La inteligencia artificial o el desafío del siglo, propone diagnósticos que se suponen superiores a los humanos porque parte de manejos y correlación de datos imposibles de realizar por un individuo. De esta forma, se podría enunciar una “verdad” que los humanos no podemos ver, dando lugar a la autonomía de decisión de los sistemas de inteligencia artificial que ponen en jaque el cierre de la sociedad tal como la conocemos hasta el momento. Sadin señala que estas nuevas técnicas están destinadas a crear una nueva metafísica, a partir de estar dotadas con la facultad de la palabra y que fueron concebidas para guiarnos en nuestras vidas cotidianas. Así, nos alerta cómo estos nuevos fantasmas serán los encargados de administrar las decisiones que tomemos. Generando la ilusión de que la industria de lo digital está de nuestro lado, nos señalará en cada situación posible, la acción correcta que el sujeto debería realizar.

 

 

Desde el lado evangelizador de las bondades que puede ofrecer la IA, Amina J. Mohammed, Vicesecretaría General de Naciones Unidas, señaló en una reunión del Consejo Económico y Social (ECOSOC), que “las nuevas tecnologías pueden beneficiar las vidas de muchas personas alrededor del mundo. Por ejemplo, pueden mejorar la seguridad alimentaria, reducir los desperdicios y ayudar a las economías locales a crecer a través del acceso a nuevos mercados y formas de financiación”. Mohammed compartió con Sophia, una robot inteligente desarrollada por la compañía Hanson Robotics, que es capaz de interactuar con humanos, hablar, responder preguntas e incluso hacer gestos. “La buena noticia acerca de la Inteligencia Artificial y la automatización es que se pueden conseguir más resultados con menos recursos. Así que si nosotros somos más inteligentes y nos enfocamos en cosas positivas podríamos ayudar a distribuir eficazmente los recursos existentes en el planeta como la comida y la energía”, declaró Sophia ante la sorpresa de toda la sala del ECOSOC.

 

En esta misma línea, se habla de los impactos positivos mediante el aporte a la creatividad, la salud, la producción científica y educativa. Se exponen ejemplos como el desarrollo de nuevos fármacos explicando cómo la IA logra reducir el porcentaje de fracasos en los ensayos clínicos, acelerar la investigación y búsqueda de nuevos medicamentos, bajar los costos de investigación y desarrollo. Así, la empresa británica Benevolent AI aplica el aprendizaje automático al desarrollo de fármacos para el tratamiento de enfermedades inflamatorias y neurodegenerativas, o cánceres poco comunes. Mientras que la empresa canadiense Deep Genomics está utilizando la inteligencia artificial para detectar las causas genéticas de las enfermedades y, el año pasado, anunció que podría utilizar la inteligencia artificial también para desarrollar fármacos, ya que la identificación de genes que causan una enfermedad puede ayudar en la investigación de nuevos medicamentos que regulen los genes defectuosos. En esta misma línea, hoy ya está en marcha la tecnología deep learning que es capaz de interiorizar miles y miles de imágenes para poder distinguir y detectar lesiones sospechosas. A distancia de tan solo dos clic, se pueden comparar imágenes relacionadas con un vasta base de datos que posibilita tener un diagnóstico de sospecha que puede reconocer un tumor cinco años antes de que aparezca.

 

Dentro de las experiencias educativas se destaca la organización sin fines de lucro, Khan Academy, que ya anunció que usará GPT-4 para potenciar a Khanmigo, un asistente impulsado por IA que funciona como tutor virtual para los estudiantes y como asistente en el aula para los maestros. Desde otro lado positivo, sobresale una empresa dedicada a fabricar tecnología que ayuda a las personas con discapacidades visuales y ciegas a transitar por el mundo, llamada Be My Eyes que anunció el uso de GPT para optimizar sus plataformas. Esto va a permitir que muchas app puedan incorporar en sus software esta nueva tecnología para lograr que sean más inteligentes y capaces.

 

En medio de esta vorágine es difícil establecer una mirada totalmente fatalista, ni tampoco comprar un mundo ideal de bondades que vienen de la mano con la tecnología AI. En este escenario, además, habrá que ver cuál es el rol que van a tomar los Estados-Nación en esta nueva contienda que acontece a nuestras espaldas y que va a modificar la humanidad. Vivimos una disputa por una nueva metafísica que emerge como nuevo profeta en la Tierra.

Noticias relacionadas

“IR A LA

En la edición de la Feria del Libro 2024, Fixiones conversa...

Leer más

LA VIDA EN

Entrevista a Gastón Quagliariello, autor del libro La atajada: la jugada...

Leer más